Espacio Abierto es una gran casa por habitar, siempre tiene sitio para nuevos huéspedes y nuevas ideas. Es un hogar que vamos construyendo entre todos, una manera de estar en el mundo.

 

ESPACIO para disfrutar, conocer, escuchar, participar, tomar conciencia, crecer, observar, investigar, preguntar, descubrir, reflexionar, respetar, cuestionar, proponer, compartir, estimular los sentidos, ejercitar el corazón y abrir la mente.

 

ABIERTO al arte, la creación, el juego, la convivencia, el encuentro, el aprendizaje y la formación. Al diferente, al compañero, a lo nuevo, al debate, a todas las sensibilidades y a la experimentación. A nuestro entorno, al barrio, a la ciudad, al planeta y al horizonte infinito de la imaginación.

En Espacio Abierto tienen cabida las más variadas REALIDADES que dan forma al mundo en el que vivimos. Y a todas queremos darles presencia y voz. A todas queremos aproximarnos desde la capacidad lúdica, crítica e imaginativa que nos aporta LA CREACIÓN y guiados por los VALORES que queremos para nuestra sociedad y para cada uno de nosotros. Respeto, tolerancia, espíritu de cooperación, responsabilidad, honestidad, empatía, equidad, solidaridad, compañerismo, sensibilidad, servicio al bien común… Contundente lista que vamos construyendo y dando sentido día a día entre todos.

 

Y dos son las VÍAS fundamentales. Por un lado, un programa estable y riguroso de actividades, con espectáculos, talleres y propuestas de diversa índole. Abrimos cabezas, corazones y ojos al teatro, la danza, la música, el cine, la fotografía, las artes plásticas y visuales, la gastronomía, las nuevas tecnologías, la literatura, el paisajismo, la naturaleza y toda forma de creación que pueda ser compartida, aprendida, disfrutada.

 

Por otro lado, nuestra carta de presentación: la propia “casa”, que aspira a convertirse en cuarto de juegos, de lectura, de charla… cuarto de estar. Y ahí nuestras apuestas son la Urbanoteca, habitada por los más peques; el #PlayQuinta, en constante construcción de mano de sus “autores”, que a partir de los 13 pueden acoplarse y reinventarlo en comunidad, y el Café-jardín, compartido por grandes y pequeños.

 

En cuanto a la PROGRAMACIÓN, está segmentada en función de las distintas franjas de edad, el contexto al que va dirigida (tiempo libre u horario escolar) y el periodo en el que se presenta (entre semana, de viernes a domingos o periodos vacacionales).

 

Además, se han definido tres pilares básicos como eje vertebrador y punto de partida: los programas dirigidos a establecer nuestra forma de relación con los creadores (La Quinta en Compañía y La Quinta Crea); el foco de nuestra acción a través de los centros educativos (La Quinta Con-Ciencia) y la escuela de cocina dirigida a adolescentes en situación de riesgo (La Quinta Cocina), como seña de identidad de nuestra forma de mirar, integrar y estar en el mundo.

Junto a estos programas estables, otros muchos irán aportando nuevas posibilidades, a la luz del propio funcionamiento del centro y, muy especialmente, de las aportaciones de público y colaboradores.

.